Volver a empezar, otra vez. ¡Por fin!

Blog Mimarinita 1                      Blog Mimarinita 2

En realidad, el año comienza en septiembre. Lo dicen las agendas escolares y las listas de buenos propósitos que empiezan con un ‘cuando acabe el verano…’, también la cuesta, mucho más dura que la de enero porque a la espalda se lleva un agosto de silbido y bicicleta, de caña fresquita, de soles y de olas. Septiembre siempre acecha al final de cada manga corta esperando paciente a obligarte a sacar la rebequita del armario. Y nos devuelve al mundo real. Septiembre es siempre sinónimo de volver. A casa, al cole, a la oficina, al gimnasio, a clase de inglés. A la rutina, en fin.

Pero septiembre también es volver a las lanas gustosas y a las telas que llenan de color los paisajes marrones que trae el otoño, el gris característico de un inverno en Valladolid. Volver a perder puntos y encontrarlos en una sonrisa. Y a ganar nuevos amigos entre cadenetas. A compartir ideas. A materializarlas. A aprender cosas nuevas. A tener siempre una labor entre manos y otra en la recámara. A reafirmarnos en que somos más de ganchillo que de punto. O viceversa. Septiembre es volver a dejar de preocuparte de si tu ropa combina con los zapatos, y a combinar los días con las bufandas. Esas de todos los colores que te has hecho tú. Septiembre significa volver a medir el tiempo con las agujas de ganchillo y no con las del reloj: ‘Una vuelta más y lo dejo’, y tres horas después, te has hecho dos amigurumis y medio. Y al día siguiente no hay quien te levante de la cama, pero tampoco quien te quite la satisfacción.

Septiembre es volver a los talleres de costura creativa y que, de repente, todos los regalos que haces sean handmade. Sí, sí, hechos con tus manos. No tiene precio, ni para quien lo recibe ni para quien lo entrega. Volver a pelearse con los patrones de esas blusas que tantas ganas tienes de ver colgadas en tu armario. Y sentirte imponente cuando te las pones. Saber que son únicas e irrepetibles. Volver darle al pedal de la máquina de coser, enhebra que enhebra, canilla para arriba, canilla para abajo, un piquete por aquí, un ojal por allá. A pensar: ‘¿Podré hacerlo?’, y descubrir que sí, y ponerte un reto aún mayor.

La rutina, después de todo, no es tan aburrida. Ni el otoño tan feo, ni el invierno tan triste, porque de aquí al próximo verano, primavera mediante, todo son proyectos por hacer realidad. ¡Ah! Septiembre es volver también al horario partido (en Mimarinita, de 10.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 20.30 horas). A ese lugar en Núñez de Arce, número 14 (o al otro lado de su tienda online), en el que siempre, siempre te reciben con una sonrisa. Septiembre es volver a tejer nuestro mundo. ¿Te apuntas?

blog-vuelta-1


 

2 comentarios de “Volver a empezar, otra vez. ¡Por fin!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies