¡Y yo caí enamorada… de Woolly!

Manta chevrones lana WoollySupongo que es inevitable cuando llegas a cierta edad que a tu alrededor comiencen a nacer niños sin parar, ¡pero lo de este 2016 está siendo de aúpa! Mi familia sigue creciendo y, además, son varios los amigos que han decidido dar un hermanito o hermanita a sus peques o lanzarse a la aventura de la paternidad por vez primera. Me alegro enormemente por ellos… ¡y por mí! Porque desde que hago punto y ganchillo, tengo siempre el regalo perfecto para los recién nacidos: una mantita. Sobra decir que es un regalo práctico, pero también uno en el que pones mucho cariño y muchas horas de trabajo. No es fácil encontrar a gente que realmente valore lo que le estás entregando, pero cuando das con alguien que sí lo hace… realmente es maravilloso.

Acabo de terminar una manta muy especial: la de mi segunda sobrina, Vega, que nació el pasado mes de septiembre. Sabía que quería hacerle una, pero no sabía cuál ni con qué lana… Como siempre, ahí estaba Luz para aconsejarme, y dio en el clavo. Y es que casi al mismo tiempo que Vega venía al mundo, llegaba a Mimarinita una lana de esas que si la tejes una vez, quieres tejerla mil más: la Woolly de DMC, 100% merino y con tratamiento superwash, lo que hace que sea perfecta para prendas infantiles, ya que se puede lavar en la lavadora (programa de lana o centrifugado corto). Me decanté por un patrón de punto de chevrones, por lo que necesitaba varios colores, y si elegirlos es algo que me cuesta horrores cada vez que empiezo una nueva labor… ¡con la gama de colores de la Woolly fue una tarea aún más complicada! Un montón de colores para que elijas tu favorito, tanto si tienes un gusto más bien clásico (rosas, azules, crudos) como si te atreves con colores más intensos y llamativos. Viendo el resultado, creo que acerté con mi elección 😉

Ovillos Woolly DMC 3 3,5Tejí la manta de Vega con aguas del 5, ya que la hice con la variedad más gordita, la Woolly 5, perfecta para prendas de invierno, como chaquetas, jerseys y gorros, pero también para cojines, por ejemplo. Mimarinita también tiene la otra variedad, para tejer con agujas del 3 ó el 3,5. Más fina, sí, pero igual de resistente que la gordita. La suavidad, la elasticidad y la uniformidad son otras dos características que destacaría de esta lana, aunque perfectamente puedo resumir mi opinión en que es una go-za-da tejerla.

Corbata punto Woolly Héritage DMCCon esto de que vivo inmersa en todo un baby boom, tengo algunas mantas más pendientes, pero primero… ¡tengo un antojito! Poder hacerme mis propias prendas y complementos yo misma me está animando a ponerme algunos que quizá de otra manera nunca caerían en mis manos. Por ejemplo, esta corbata. Desde que se la vi a Luz, me apetece mucho hacerme una igual. Está hecha con otra variedad de Woolly, la Héritage, que me llama la atención especialmente porque cada color tiene un montón de matices muy sutiles pero que dan un efecto muy bonito y original. Sencillo pero efectivo, ¡esa lana te enamora al primer vistazo! Lo consiguen mezclando fibras de un color determinado con algunas de otro. Las mismas características que definen las otras dos variedades pueden aplicarse a esta sin ninguna duda. Definitivamente, yo ya tengo mi top 3 de esta temporada, todo indica que en este curso de mis agujas van a salir unos cuantos proyectos hechos con Woolly. ¡Éxito asegurado!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies