Fiebre del calcetín de colores

A mis compañeras del taller de punto y ganchillo nos gusta hacer proyectos en común. Resulta muy estimulante, sobre todo porque podemos ayudarnos las unas a las otras si nos atascamos en algún punto. Vamos avanzando y aprendiendo a la vez y, a menudo, metiendo la pata al mismo tiempo, lo que siempre nos proporciona situaciones bastante cómicas. El curso pasado nos animamos con este precioso bolso de estilo wayúu y ahora tenemos entre manos un par de calcetines.

Creo que es justo que comience hablando de la fantástica lana que hemos elegido para hacerlos y que, por supuesto, Luz tiene en Mimarinita (también disponible en su tienda online). Se trata de Design Line 4 ply de Regia (Schachenmayr). Por un lado, está la línea diseñada por los noruegos Arne&Carlos, que es un auténtico vicio porque, a media que tejes, se van formando dibujos jaquard de inspiración escandinava y… ¡son totalmente impredecibles! Así que es difícil contenerse de hacer alguna vueltilla más para ver con qué nos sorprende la lana. Por otro lado, encontramos los ovillos diseñados por Kaffe Fassett, cuyo dibujo se va formando con rayas multicolores, algo que es marca de la casa, ya que todos los diseños del autor se basan en la abundancia del color. Cada una de nosotras ha elegido un modelo diferente y TODOS son preciosos, hubiéramos acertado con cualquiera que hubiéramos elegido. Cada ovillo es de 100 gramos y tiene una longitud aproximada de 420 metros, por lo que con sólo uno puedes hacerte un par de calcetines. ¡Ah! Y esta lana es 75% virgen (el otro 25% es poliamida).

Los estamos tejiendo con agujas circulares de 3mm. Aunque pueden tejerse con cinco agujas, nosotras hemos optado por hacerlo sólo con dos porque son los primeros que hacemos. Seguro que una vez que hayamos cogido el truquillo a hacerlos con dos agujas (y será pronto, ¡porque ahora ya no queremos parar y va a caer un par detrás de otro!), lo de meter tres más no nos parecerá tan complicado. Los calcetines se pueden empezar por la caña o la puntera, depende del patrón (en Internet hay un montón, y también vídeo-tutoriales en YouTube). Nosotras hemos comenzado por la caña. Quizá lo que más nos ha costado a nosotras con nuestro patrón ha sido el talón, ya que incluye algunos puntos con los que hasta ahora no estábamos familiarizadas y hay que prestar mucha atención, pero lo cierto es que una vez que entiendes cada paso que hay que dar, no es nada complicado avanzar. Prácticamente todo el calcetín se hace con punto jersey, ¡y eso ya lo tenemos dominado!

Reconozco que en un principio nos parecía que nos iba a costar mucho sacar los calcetines adelante, pero somos bastante perseverantes (y cabezotas), así que esta nueva aventura ya está casi casi llegando a su fin. Cuando comenzamos el proyecto, pensábamos que podríamos sufrir del ‘mal del segundo calcetín’. Es decir, que nos entraría mucha pereza al terminar el primero y tener que ponernos con el otro. De momento, no nos hemos visto afectadas 😉 Lo cierto es que estamos disfrutando tanto que algunas incluso tenemos varios pares empezados. Yo, por ejemplo, tengo dos pares en marcha, uno para mi abuela y otro para mí. Y ya he comprado un ovillo más para empezar en breve con un tercer par… ¡Me parece un regalo perfecto para la gente a la que queremos! Como escribió Luz hace unos días en el perfil de Mimarinita en Instagram (@mimarinita): ¡cuando haces socks, ya no hay stop! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies