Brioche: el irresistible punto de moda.

¿Conocéis a Stephen West? Es un diseñador estadounidense bastante excéntrico (como todos los genios) que ha hecho del mundo del punto un universo en el que color es el rey (descúbrelo en su perfil de Instagram). Bajo la marca Westknits, ha creado una serie de patrones espectaculares. ¡Ay, cuando descubráis sus chales…! Ahora vive en Ámsterdam, donde es co-propietario de la tienda Stephen & Penelope. ¡Visita obligada si te dejas caer por la capital holandesa! Entre canales y tulipanes, West se ha convertido en uno de los grandes embajadores del punto brioche, que vive su momento de gloria. Un punto de toda la vida, nada novedoso, en realidad, al que West ha devuelto a la palestra con deliciosa maestría.

Él mismo recomienda los libros de Nancy Marchant para aprender brioche básico (por ejemplo, este que tiene disponible en la página Web de su tienda), aunque si estáis en Valladolid o cerquita, se me ocurre una mejor forma de aprender…

El brioche es el punto inglés (quizá también lo conozcáis por punto pescador, tiene varios nombres), que va creando un tejido de líneas verticales. Me encanta porque es muy mullidito y es un gusto llevarlo puesto, aunque su principal atractivo es el resultado que se obtiene trabajando con dos colores diferentes, cada uno de los cuales será el predominante por un lado de la labor. Es decir: que las prendas son totalmente reversibles. Y si te animas a combinar más colores… ¡el efecto es alucinante! No sé cómo no se ha vuelto a poner de moda antes… ¡Demos gracias a West!

Sonia destaca de este nada convencional diseñador, al que define como «un arquitecto del punto», que sus patrones son «diseño puro»Añade que, además de estar muy bien explicados, son «frescos, alegres, vibrantes y vanguardistas». Es un tipo de lo más inspirador y transgresor, que huye de lo tradicional. Los chales dejan de tener la clásica forma de triángulo y pasan a ser semicirculares o totalmente asimétricos, los jerseys ahora están tejidos con diferentes grosores o les deja un hombro caído. Tiene un toque realmente especial. «Cada patrón suyo te enseña y te hace crecer como tejedor», comenta Sonia, «cuando los vas tejiendo, encuentras una lógica que te va atrapando, de primeras se presentan como un reto pero al final son fáciles de desentrañar». Y se disfruta muchísimo tejiendo, estás deseando acabar para ponerte esa maravilla que West ha creado. Sus diseños encajan a la perfección, como no podía ser de otra manera, con la línea de lanas que él mismo ha patrocinado, las Speckled, teñidas a puntitos. ¡Combinación claramente ganadora! «Ten cuidado», advierte Sonia, «porque si investigas mucho a Stephen, acabarás enamorándote de su trabajo y ya no tendrás ojitos para nadie más».

Estoy segura de que el brioche también nos va a conquistar para siempre tras el taller en la tienda de Luz. Os dejo otra muestra de lo bonito que es este punto: un par de cuellos tejidos por Sonia con Woolly Héritage, de DMC (una lana sobre la que ya hablé por aquí hace unas semanas porque me tiene loquita). ¿Qué os parece? Apuesto a que acabaré tejiéndome uno que vaya a juego con mi gorrito nuevo… y a que saldré del taller con un nuevo punto favorito 😉 ¡¡Nos vemos el día 4 en Mimarinita!! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies